Las ciudades se visten de flores, regalos y miles de baratijas, por J. Valenz

Generalmente, no nos preguntamos de donde proviene esta celebración o que representa y de qué manera influye en el comportamiento cotidiano de la sociedad. Considero que esta celebración trae consigo, además de algunas interrogantes, la oportunidad de percatarse de lo que para algunos clásicos como Marx o Simmel resultaron de interés, como las cuestiones del fetichismo de las mercancías y la cuestión de la coquetería que se hacen evidentes en esta fecha.