Nuestras Hijas de Regreso a Casa: Los feminicidios en la frontera de Chihuahua

Mapa elaborado por Ellas Tienen Nombre (http://www.ellastienennombre.org/)

Por: Iliana Vázquez y Lorna Sánchez

Nuestras Hijas de Regreso a Casa es una asociación civil creada por familiares y amistades de mujeres que han sido victimas de feminicidio y/o desaparecidas en Ciudad Juárez, Chihuahua. Las fundadoras fueron Norma Andrade y Marisela Ortiz.

Estaba conformada por siete familias de Ciudad Juárez, incluyéndose familiares como padres, hermanos y hermanas y a la cuál también se sumó la colaboración y la solidaridad de derechos humanistas, académicas y psicólogas.

Nuestra Hijas de Regreso a Casa denunciaba la situación de mujeres jóvenes que fueron secuestradas, violadas y asesinadas desde 1993. Inició a partir de febrero de 2001, protestándose públicamente motivadas por la impotencia y la indignación que sufrieron al perder a un ser querido en circunstancia de violencia.

Lilia Alejandra García Andrade.

Lilia Alejandra García Andrade, víctima de Feminicidio y violencia sexual a los 17 años de edad, desapareció el 14 de febrero de 2001 luego de salir de trabajar de la Planta Maquiladora Servicios Plásticos Ensambles S.A.

Su cuerpo fue encontrado sin vida el 21 de febrero en un lote valdío cercano a la fábrica dónde Lilia Alejandra trabajaba. La autopsia reportó que Lilia había sido asesinada por asfixia aproximadamente 24 horas antes de que fuera hallado su cuerpo. Además, había sido víctima de violación tumultuaria  y su cuerpo mostraba evidentes signos de tortura.

Antes del asesinato de Lilia, alguien había llamado al 060 para reportar a una mujer corriendo semidesnuda sobre la Avenida Ejército Nacional (cerca de la Maquiladora Servicios Plásticos Ensables SA) misma que fue perseguida por un grupo de hombres y sometida, para posteriormente ser subida en contra de su voluntad a un carro blanco.

Norma Andrade, una de las fundadoras de Nuestras Hijas de Regreso a Casa y Madre de Lilia, salió a las calles a pegar volantes para encontrar a su hija, luego de que las autoridades se negaran a investigar el caso argumentando que seguramente Lilia regresaría a su trabajo por su pago.

A los días, Norma Andrade recibiría una llamada de un hombre que aseguraba haber estado en el lugar dónde fue encontrado el cuerpo, para informarle que su hija estaba muerta. Las autoridades nunca pudieron identificar la identidad u origen de dicha llamada.

Norma siguió varias pistas, habló con personas que aseguraban haber visto a su hija huir, vigiló varios lugares dónde se suponía la habían tenido cautiva e incluso siguió la línea de investigación de la FBI (Federal Bureau of Investigation), dónde reportaban que el asesinato de Lilia estaba relacionado con narcotraficantes.

Nuestras Hijas de Regreso a Casa.

Norma Andrade (madre de Lilia), y Marisela Ortiz (profesora de Lilia) fundaron Nuestras Hijas de Regreso a Casa A.C. dónde llevaron el caso de las mujeres asesinadas de Ciudades Juárez al plano nacional e internacional, buscando la solución con alianza de otras organizaciones.

Su misión fue encontrar la justicia tanto jurídica como social para las familias afectadas; hacer que las autoridades y los distintos niveles de gobierno asumieran la responsabilidad ante la problemática, promover un programa de rehabilitación ocupacional para atender la salud física y afectiva de las madres y familiares de la víctimas de feminicidio, e impulsar la modificación, elaboración y revisión de artículos de la ley contenidos en el Código Penal del Estado de Chihuahua.

This slideshow requires JavaScript.

Sus peticiones de denuncia también llegaron fuera del país, con la intención de que los casos se esclarecieran ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Con el propósito que terminar la terrible matanza, así como la impunidad de los crímenes.

Lograron que el máximo tribunal de justicia de la región condenara al Estado mexicano por no proteger la vida de la población femenina.

“Las familias que participamos en este movimiento hemos convertido nuestro dolor en fuerza, después de enfrentar el brutal asesinato de nuestras hijas, también nos toca lidiar con la ineptitud, la intransigencia, la corrupción y la indiferencia de los funcionarios y autoridades”.

“Al final, esta ciudad es solamente un “Afganistán” para las pobres. Porque aquí, para las madres, hermanas, abuelas y amigas de las víctimas –ninguna de ella universitaria, ninguna de ellas rica—llegar a casa antes de que oscurezca o a la hora que avisan es más que buena educación; es una estrategia para conservar la vida”.

“Queremos justicia para quienes nos fueron arrebatadas antes de tiempo, y la seguridad para las que quedan vivas. ¡Nos están asesinando a nuestras hijas! Y a nadie parece importarle realmente. Hasta ahora sólo la sociedad civil ha escuchado y dado respuesta a nuestras demandas, el gobierno y las autoridades se pierden desviando la atención hacia situaciones triviales y vulgares.

Además de la justicia, queremos vivir en un entorno seguro donde tengamos la garantía de que al salir nuestras hijas del hogar, ellas regresarán con vida. Queremos a nuestras hijas de regreso a casa, pero también necesitamos que los culpables sean castigados, y nuestro dolor sea reconocido”.

Nuestras Hijas de Regreso a Casa A.C. se enfrentó a varios retos, entre ellos, que sus actividades fueron visiblemente disminuidas. La forma a la que se sometieron para preservar su integridad las predispuso a retrasos, desarticulación entre sus integrantes, y escasa comunicación ante los medios.

Decidieron no tener oficinas fijas y trabajar cada una por separado ante la inexistente protección por parte del gobierno.

Marisela Ortiz Rivera tuvo que salir del país en febrero del 2011 y solicitar asilo político en Estados Unidos, y Norma Andrade sufrió un atentado el 2 de diciembre del 2011. Ingreso al hospital con cinco disparos.

Actualmente no están presentes como A. C., ya no existe el activismo social que en algún momento ejercieron, los ideales y objetivos se quedaron en el camino, ya sea por amenaza, miedo y por falta de unificación entre sus fundadoras.

Por: Iliana Vázquez y Lorna Sánchez

Contacto: iliana.vazquez2310@gmail.com | lornamelissa@gmail.com

REFERENCIAS:

Martínez, C. (06 de marzo del 2018). Feminicidio Lilia Alejandra Andrade. Cimacnoticias Periodismos con perspectiva de género. Recuperado de: https://www.cimacnoticias.com.mx/etiqueta/feminicidio-lilia-alejandra-andrade

Nuestras Hijas de Regreso a Casa. (S.A.). “Origen de nuestra organización”, [Publicación de blog]. Recuperado de: https://nuestrashijasderegresoacasa.blogspot.com/p/origen-de-nuestra-organizacion.html

Sáenz, C. (2017), “Nuestras hijas de regreso a casa: La imploración en el eco de los siglos”, [publicación electrónica], alLímite periodismo, arte, sociedad. Recuperado de: http://allimite.mx/nuestrashijasderegresoacasa/

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s