Feminicidios en Baja California: Una visión periodística. Entrevista a Manuel Noctis, Semanario Zeta

Fotografía por: Oscar Raw

Manuel Ayala de 33 años, o mejor conocido como Manuel Noctis, es originario de Morelia, Michoacán. Estudió la carrera de Lengua y Literaturas Hispánicas con Especialidad en Estudios Literarios y actualmente se desempeña como periodista profesional, labor que ha realizado por casi 10 años. Es conocido por su trabajo como reportero de investigación en el Semanario Zeta y sus colaboraciones en medios como Newsweek Baja California, Vice en español, entre otros.

En el mes de octubre tuvimos la oportunidad de charlar con Noctis sobre su labor periodística con la intención de conocer su experiencia en casos de feminicidios – y cómo son manejados en el periodismo local-,  y su perspectiva sobre el incremento de la violencia en Baja California, así como el rechazo por parte del gobernador para declarar una Alerta de Violencia de Género (AVG), la impunidad del Estado, el crimen organizado, los trans-feminicidios, etc.

Les compartimos la entrevista completa a continuación.

Iliana: ¿Qué crees que diferencíe al Semanario Zeta de otros medios periodísticos?

Noctis: La cuestión de la investigación. Nosotros como semanario no trabajamos el diarismo como otros medios tradicionales. El diarismo te obliga a hacer una nota inmediata, nosotros tenemos que buscarle un trasfondo, que tenga algo más que la gente no haya leído, porque si no, la nota pierde la temporalidad y queda obsoleta. Entonces, es la investigación, pero también el seguimiento y que en el cierre la edición sea semanal, eso permite darle una perspectiva diferente al público sobre un tema en específico.

Lorna: ¿En cuántos casos  de feminicidios has trabajado?

Noctis: En 3.

Lorna: Y de esos casos… ¿Cuál ha sido el que más te ha impactado?

Noctis: Me impactó el de una chica que se llama María, no voy a decir todo el nombre completo pero es una chica que la arrolló su marido. Ellos al parecer tenían discusiones por celos y en una discusión la chica no aguantó, discutieron mucho y él la empezó a golpear. Parece ser que no habían llegado antes a ese extremo. La chica se asustó, salió corriendo con uno de sus hijos pequeños y al tiempo en que sucede todo esto, llega uno de sus hijos mayores. La ve salir de su casa y a su papá detrás de ella. Él (papá) se sube a la camioneta y la trata de embestir, medio la golpea y la chica se recupera y vuelve a esquivar la camioneta pero el señor llega y la atropella así tal cual. El hijo ve todo, un adolescente de 14 años, más o menos. después narra que su papá sube a su mamá a la camioneta, se la lleva. Iba a mucha velocidad por la colonia El Niño en la Zona Este (de Tijuana) y la iba a tirar en un predio pero por la velocidad los para un policía, se da cuenta que lleva un cadáver y lo detienen. Me parece muy impactante porque al fin de cuentas, el hijo es el que narra todos los hechos, el que denuncia a su padre y atestigua la muerte de su madre. Al final se queda sin mamá, se queda sin papá, con dos hermanos pequeños y con su abuela. Ese caso me impactó.

Por feminicidio vinculan a hombre que atropelló y mató a su pareja

Lorna: Cuando cubres una nota de feminicidio ¿Vas a la escena del crimen? ¿Haces las entrevistas? ¿O haces réplicas como otros medios?

Noctis: Nosotros lo que hacemos en el periódico, como es precisamente más el asunto de la investigación, lo primero es recabar los datos que se generen del hecho, y obviamente después ir a la escena y con los actores importantes, por ejemplo con el niño por el hecho de ser testigo presencial y prueba está dentro de una carpeta de investigación que no nos permiten ver. Mi trabajo es ir a platicar con las partes que me puedan informar, que me den un contexto de quien era la persona -en este caso la mujer asesinada-, y quien el feminicida. Esto para recrear la historia, ver cómo eran y como era su relación y poder ejemplificar. De alguna manera no es como la visión concreta que nosotros como periodistas tenemos pero sí tratamos de contribuir a que se esclarezca el hecho, que se esclarezca en el sentido en que pueda verse como feminicidio, por que muchas veces eso es lo que sucede con la procuraduría o el ministerio público, que achacan que nosotros como medios nos metemos mucho a indagar.

img_7358

Foto: Manuel Ayala, plaza Santa  Cecilia.

Iliana: ¿Ustedes como se enteran de esos casos? Por ejemplo, ése, ¿Cómo fue que les llegó?

Noctis: Nosotros tenemos algunos mecanismos para informarnos como grupos de Whatsapp o como contactos con la policía, nuestras fuentes están dentro de los círculos policiales o ministeriales, etc. Entonces en cuanto hay alguna advertencia o suceso, nos llega el aviso. O entre compañeros nos avisamos también. Cuando sucede un asesinato es siempre tratar de ir al lugar, en cuanto suceda, para recabar rápido toda la información que se pueda antes de que la policía, procuraduría,  el ministerio, o quien atienda el caso primero, lance sus boletines, porque en la misma escena a veces hay testigos que no quieren hablar para la policía pero si te dan información a ti como medio, y eso te sirve a ti para hacer una primera versión y ahí empezar a comprobar hechos.

Lorna: Después de que terminas tu investigación y publicas tu nota, ¿Le das seguimiento a los casos para conocer la resolución?

Noctis: Si, generalmente nosotros lo que hacemos en cuestión de seguimiento es estar en todas las audiencias, ahí es donde uno empieza precisamente a esclarecer los hechos informativos hacia el público porque en cuestión legal, en la primer audiencia se presenta el primer reporte que hace la policía, que es donde se narra toda la situación desde los testigos, y ahí es donde te das cuenta que esa es la versión que el ministerio público o el abogado defensor, dependiendo los casos, pone para respaldar,  y ahí es justo donde nosotros le damos seguimiento, porque ahí está la clave en si se le da seguimiento como asesinato o feminicidio y se pondera la fuerza que le puede dar el ministerio público al caso.

Lorna: Dentro de lo que has podido observar en tu labor periodística, ¿has logrado identificar algún perfil específico? ¿Características de mujeres que pueden ser posibles víctimas de feminicidios o consideras que es algo aleatorio?

Noctis: No creo que sea algo aleatorio, pero si son casos aislados, dispersos unos de otros. Al menos lo que yo he podido observar (en 3 casos) es la cuestión de pareja, la cuestión sentimental. Que bueno, hago un paréntesis ahí, por eso luego no suele llegar a ser nombrado un caso como feminicidio, ya que lo clasifican como “crimen pasional” y lo que yo me he dado cuenta, es que tiene mucho que ver con la cuestión de celos de la pareja (en el hombre). Y ese patrón parece que se repite demasiado. Al menos en los que he trabajado, y lo vi en el último, que no les gusta que la mujer trabaje. De hecho el hijo de la historia es algo que menciona. Su papá siempre le recriminaba a su mamá que nunca estaba en casa, que siempre estaba trabajando.

“Ni un feminicidio más”, exigió la comunidad feminista de Tijuana

manifestacion-mara-850x491

Foto:Manuel Ayala, plaza Santa Cecilia.

Lorna: Se que tienes poco tiempo en Tijuana, pero en estos 4 años que tienes aquí ¿Has visto un incremento de violencia de género en la ciudad?

Noctis: Yo creo que sí, me parece que cada vez ha ido más en incremento. Yo me enfoqué en algún momento en hacer un trabajo para el Centro de Justicia para la Mujer porque desde que empezamos a ver el rechazo del gobernador hacia la alerta de género, se ha excusado en que ya cumplió todas las recomendaciones que les hicieron, pero una de las más importantes era la del Centro de Justicia para la Mujer. Hemos visto un gran incremento de asesinatos de mujeres que están generalmente ligados al crimen organizado pero que no están esclarecidos. Eso es algo que puedo reconocer que nos ha faltado como medios, darle seguimiento también a ese tipo de casos, porque las autoridades por esa situación, le dan carpetazo y ya se queda ahí. Ya no se investiga, o la investigación queda en segundo plano por que hay otros prioritarios, aunque dicen que no, hay casos prioritarios. Las doscientas y tantas mujeres que van asesinadas en el año (2018), están ligadas al crimen organizado como narcomenudistas o porque eran parejas de narcomenudistas pero no vemos que en algunos casos son o pueden ser víctimas colaterales, como en el caso de niños. Hay casos donde han sido baleados por estar en el carro con sus padres y no pueden ser puestos como víctimas relacionadas al crimen organizado porque son niños. Pero al final de cuentas, esto es algo muy grave, porque todos estos casos se están mandando al montón y vemos que la tendencia ha ido en incremento. En una de las ediciones recientes, una compañera precisamente hizo un trabajo sobre esto, porque, y ella lo mencionaba así: “Es ponerle también nombre y voz a la otra” que siempre se queda como por ahí flotando.

Lorna: Claro, las voces invisibles de las mujeres… a mi lo que me llama la atención es el mapa de feminicidios de Google Maps, no sé si estás familiarizado con el. Es un registro hemerográfico nacional de todos los feminicidios suscitados en los últimos 3 años en México, tu  seleccionas uno y te sale la nota completa. La mayoría son casos que aparecen “sin identificar”, “sin nombre”. Hay muy pocos que te dan un nombre y los que tienen, son casos de mujeres muy jóvenes y que en su momento, fueron muy públicos, muy conocidos. Pero no sabemos de las otras.

Noctis: Claro, ese es otro patrón que he observado. La mayoría de los casos son de mujeres entre los 22 y los 27.

Una mujer es asesinada en Baja California; agresor le deja enterrado un cuchillo en sus genitales

Lorna: ¿Y que nos puedes decir sobre la diferencia o similitudes de los feminicidios en Michoacán y Baja California? Más que nada en las formas en que se ejerce la violencia.

Noctis: Si hay diferencias porque Michoacán tiene un amplio territorio con zonas indígenas, ahí es donde se cometen más los crímenes hacia la mujer y tiene mucho que ver con los usos y costumbres que tienen ellos, en ese tiempo, yo no me metí mucho en ese tema, pero si era algo que tenía muy presente. Hay una diferencia pero a lo mejor en contexto o en los estratos sociales, pero también tienen muchas similitudes por ejemplo, en que son mujeres jóvenes.

Lorna: ¿Y en cuestión local? Digamos Tijuana- Mexicali.

Noctis: En Mexicali se han dado más casos que han sido considerados como feminicidios y a mi me parece que tiene que ver mucho con la violencia general en Tijuana, son más de 2 mil ya los asesinatos que se registraron (2018) y a mi me parece que está esa disyuntiva en la ciudad, porque considerar más casos precisamente feminicidios podría ser un golpe duro para lo que pretenden las autoridades de Tijuana, que es hacer de Tijuana una ciudad turística. Ya lo vimos justamente, los mismos días que se hacen oficiales los 2 mil homicidios sale una nota que dice que Tijuana es la mejor ciudad para vacacionar y es algo que para nosotros como periodistas que estamos con la información en mano nos parece algo absurdo, sobretodo considerando que en Tijuana ha faltado más de lo que ha estado pasando en Mexicali, que allá los casos parece que si le dan más atención, y si vemos en cuestión estadística si de 2 mil supongamos que un porcentaje de 10% son feminicidios, eso despliega mucho los números, por muy mínimo que parezca. Parece que no se está dando la atención debida y no están considerando otros factores que si se toman en cuenta en otros lugares.

Tijuana es la mejor ciudad para vacacionar en México: World Travel Awards

img_2650-copy-750x500

Foto: Base de datos Semanario Zeta

Iliana: ¿Entonces tu piensas que el hecho de que las autoridades no acepten la AVG o el incremento de feminicidios se debe a que no quieren dar una imagen de Tijuana como ciudad peligrosa?

Noctis: Es muy evidente, entendiéndolo desde el punto de vista que nosotros vemos en lo normativo, o la información que nosotros procesamos. No es que sea necesariamente la gran realidad o que así es como tiene que ser pero si es una perspectiva que nos ha dejado, al menos a mi, y la comparto con compañeros. Y todo esto lleva como a una cadenita de como todos los casos de mujeres están ligados al narcotráfico o al crimen organizado, porque es lo más fácil de ligar. Y creo que deberíamos de poner mayor atención a eso.

Lorna: ¿Y sobre el feminicidio hacia mujeres que ejercen la labor sexual? Que bueno, son casos que considero no se hablan tanto y que resultan más sencillos de ocultar para las autoridades.

Noctis: Ese es otro punto muy interesante de tocar, los últimos casos que he conocido han sido de mujeres transexuales (que ejercen la labor sexual). Entonces, como están registrados legalmente como hombres, ya no quedan como feminicidios…

Iliana: O trans-feminicidios…

Noctis: Exacto. Porque legalmente son hombres. Para las autoridades son hombres. Incluso para las estadísticas pasan a ser números en homicidios. Eso también es un asunto crítico, porque si no se están tipificando muchos casos como feminicidios, menos se va a tipificar un trans-feminicidio.

Iliana: ¿Cual es tu imaginario en cuanto a vivir o conocer la violencia en una ciudad fronteriza como Tijuana, y una del centro como Michoacán?

Noctis: Pues si tiene sus connotaciones distintas, de hecho eso lo comentaba hace poco con un colega francés que hacía un trabajo sobre violencia; a mi me parece que al menos aquí en la frontera ha mutado demasiado en el sentido en que ya no es en lugares específicos, sino que todo se ha ido a la periferia y en la periferia nadie se da cuenta, por eso no tiene demasiado peso o sentimiento el hecho de que sean más de 2 mil asesinatos, porque mientras no perjudique a zonas turísticas, zonas empresariales, industriales, a nadie le importa. Y lo que pasa en estados como Michoacán, o Guerrero y en el Edo. de México, que comparten una zona que le llaman “la tierra caliente” que es una zona boscosa, montañosa, que permite que sean lugares donde los grupos criminales se puedan refugiar, tener su laboratorio y libre para ellos, sobre todo porque están  en comunidades indígenas donde la gente depende del trabajo de la tierra entonces, a lo que iba es que la violencia tiene más peso en este tipo de comunidades porque invaden territorios y matan a la gente de ahí. En Michoacán lo que pasa más fuerte es con la comunidad de aguacateros, que son los que están precisamente en esa zona y que resulta también que esa zona es muy fértil para plantíos como de marihuana y de amapola principalmente, entonces están matando a muchos indígenas.

Desapercibidas las 110 muertes de mujeres en el Estado

Entrevista por: Lorna Sánchez e Iliana Vazquez, colectiva Transfem.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s